Rosario confirmó que es la capital nacional de la resistencia al neoliberalismo

May 29, 2019

 

Se llevó a cabo el sexto paro general al gobierno de Mauricio Macri con un alto nivel de acatamiento. En Rosario fueron más de diez mil personas las que se movilizaron por el centro de la ciudad, que culminó luego en dos actos por separado. El marco se daba en el 50° aniversario del Cordobazo, hecho histórico-político de lucha obrera que acabó con la dictadura de Juan Carlos Ongania.

 

Pasaron ocho meses del último paro nacional (allá por el 25 de septiembre del año pasado), y muchas cosas también sucedieron en la geografía nacional. La moneda se devalúa mes a mes pulverizando el salario de los trabajadores y el gobierno nacional continúa acentuando su “relación carnal” versión Siglo XXI con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

 

El principal objetivo del acuerdo con el FMI es generar el déficit cero que ya se aplica en las instituciones de la Patria: recordemos que desde 2018 en nuestro país no tenemos ni Ministerio de Trabajo ni Ministerio de Salud. En esa misma línea, se profundiza el recorte en los sectores de la producción, de los servicios y del Estado. El mercado interno no tiene respuesta y cada día se agrava la situación de comerciantes y empresarios pymes. De igual modo, la situación en los barrios es triste y alarmante, el hambre no cesa y las promesas de Mauricio Macri sobre terminar con esta problemática se evaporaron en el viento.

 

Sobraban los motivos para que el Movimiento Obrero esté nuevamente en las calles haciendo sentir su descontento hacia el rumbo político y económico que transita nuestra Patria. Salarios licuados por la devaluación, los tarifazos impagables hacen que cualquier paritaria sea revisada. Además, sectores industriales que en las últimas semanas confirmaron suspensiones y vacaciones obligadas en sus plantas. El correlato final de esas acciones son los despidos.

 

Sin embargo, en los discursos de los dirigente sindicales se pudo contemplar la esperanza de tiempos mejores en el corto plazo. Los representantes gremiales acordaron en sus discursos en un punto crucial: las elecciones nacionales de octubre y las que tendremos en nuestra provincia el 16 de junio son buenas posibilidades para torcer el rumbo del ajuste, del hambre y la represión.

 

Será cuestión de seguir de cerca la posibilidad de la unidad política para poder construir una victoria popular frente al gobierno neoliberal y para eso será fundamental la unidad también de los sindicatos. La agresión que sufrieron los trabajadores estos 3 años y medio indican poner por delante los intereses del conjunto y deponer actitudes de protagonismo que nunca llegan a ningún lugar. En este nuevo aniversario del Cordobazo y en la calle, Rosario volvió a confirmar que es la Capital Nacional de la Resistencia al neoliberalismo.

 

Mira el compacto de la movilización a continuación:

 

 

Please reload