BONO MATA PARO, ¿EL PERONISMO ENSAYA UNIDAD?

November 18, 2018

Tal vez hayamos transcurrido una de las semanas más movidas del 2018. El lunes se materializaba el decreto  Decreto 1043/2018 que establece el pago de un bono de  $5000 para los trabajadores. A su vez, en la madrugada del jueves el Senado de la Nación aprobó el presupuesto 2019. El viernes 16 en la vigilia del día del militante, los bloques peronistas en diputados se unieron para quitarle la mayoría en el Concejo de la Magistratura a Cambiemos.

 

Tras las movilizaciones del 17 de octubre en Tucumán por parte del peronismo, y luego cuatro días después una masiva misa celebrada en Lujan bajo el lema “Paz, Pan y Trabajo” del Frente Sindical Para el Modelo Nacional,  todo hacia prever que noviembre era el mes para un nuevo paro nacional.  Nunca se materializó un anuncio oficial, en el medio, el triunvirato de la CGT pasó a la historia  luego de la renuncia de Juan Carlos Smith,  hubo un intento de detención a Pablo Moyano, y hubo pedidos por parte de la CTA de lanzar un paro de 36hs.

 

En Tucumán, el peronismo mostro una imagen de unidad, ya que las diferentes expresiones del movimiento nacional justicialista estuvieron presentes en la conmemoración del día de la lealtad.  Luego pareció diluirse a los pocos días tras el tratamiento del presupuesto en diputados, cuando sectores del peronismo se prestaron a dar quórum y hasta algunos acompañaron  la ley de leyes elaborado en el Fondo Monetario Internacional. El tablero de la unidad parecía diluirse.

 

Para colmo, la mesa chica de la CGT volvió a acudir al juego del gobierno nacional quien los convoco nuevamente a una mesa de dialogo. Esta vez la agenda social y la urgencia económica fue el motivo, de esa reunión surgió el bono de $5000. Una vez más las cúpulas del movimiento obrero  pareciera ser que traicionan su mandato de defender  a sus trabajadores y vuelven a pactar con el enemigo.

 

 

Tal vez la conducción de la CGT haya priorizado lo urgente  que es el bolsillo del trabajador y la trabajadora ante el escenario altamente inflacionario lo cual no está mal. Pero no hay que olvidar que el movimiento obrero argentino tiene una historia para con el país, por eso no es justo encasillar a la CGT como los verdugos entregadores, es esta misma CGT la que convoco al paro nacional el pasado mes de septiembre y es esta misma CGT que tiene en su interior a la Corriente Federal de los Trabajadores que propone un programa con 27 puntos (http://sindicalfederal.com.ar/wp-content/uploads/Documento-CFT-CON-AGREGADO-A-COLOR.pdf). Si se tomarán dichos puntos o algunos de ellos, claramente el movimiento obrero organizado nunca se sentaría a acordar con el neoliberalismo ya que se estarían contraponiendo premisas totalmente diferentes.

 

Acceso al decreto1043/2018

https://www.boletinoficial.gob.ar/#!DetalleNormaBusquedaAvanzada/195636/20181113

 

 

  

 

 

En el Peronismo se instaló un slogan de “Hay 2019” que parece ser una clave para acercar posiciones entre los distintos sectores del movimiento de cara a las elecciones del año que viene. Y cuando parece ser que la idea de unidad se esfuma de la realidad, la misma resurge y está ahí tan cerca como tan lejos.

 

Si hablamos de  unidad, no se puede no destacar el hecho político  del viernes cuando todo el peronismo de la Cámara de Diputados de la Nación supo dejar las diferencias de lado y se abroquelo para evitar que Cambiemos tenga mayoría en el Consejo de la Magistratura, órgano que regula la designación y destitución de la justicia del fuero federal.

 

 

Hechos como estos invitan a pensar que la unidad es posible a la hora de pensar en derrotar al enemigo que es Cambiemos y sus políticas. Hay veces que se puede y el ejemplo de diputados el viernes es una muestra para pensar en ello.

 

También hay escenarios que dan cuento que la unidad y las chances de ganarle a Cambiemos es lejana, cuando se observan diputados prestando quórum para avanzar con el presupuesto del ajuste redactado por el Fondo Monetario Internacional. O bien cuando el movimiento obrero descuida su rol de columna vertebral del movimiento y acuerda paz social con gobiernos neoliberales.

 

Sin duda que está será la tónica de lo que reste de acá a las elecciones del 2019. Por lo pronto como en la vida se gana y se pierde en la política también sucede eso. Cambiemos logró garantizarse la paz social de cara la cumbre del G20 con el presupuesto aprobado y sin trabajadores movilizados en la calle. El peronismo ensayó un ejercicio de unidad y  avanzó en un área clave sobre el control de la justicia federal como lo es el Consejo de la Magistratura.

Please reload