Migrantes: Sujetos de derechos o chivos expiatorios

 

 

La temática migrante desde una perspectiva de Derechos Humanos

 

La génesis del Macrismo tiene (como una poción mágica) un toque de racismo y una pizca de xenofobia, y esa afirmación no es difícil de fundamentar puesto que sobran ejemplos de ello.

 

Si nos remontamos al tiempo en que el “Ingeniero” era Jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, e hicieramos un apunte de su actuación  y la del  “equipo” que lo acompañaba, vamos a encontrarnos con una visión cuanto menos deshumanizante de las personas migrantes. En ese conflicto por tierras y espacio urbano para vivienda que se daba en el parque Indoamericano, en el barrio de Villa Soldati y en ocasión de tomas de tierras, realizó una conferencia de prensa donde puso el foco en los inmigrantes bolivianos. El huevo de la serpiente ya estaba colocado, solo restaba que el cascarón se abra.

 

La estigmatización y criminalización de los migrantes como explicación de un fenómeno complejo como es el acceso al hábitat se convertiría en una política en sí misma. La utilización de ese conflicto social para echar culpas al gobierno nacional y la caracterización de las fronteras como un “colador” para ejemplificar que las personas migrantes infringen “la ley”, le sirvieron para ir mostrando su cara represiva y la capacidad de justificar esas acciones desde el convencimiento de que estos desafían la ley y deben pagar consecuencias.

 

La oportunidad dio aparición a una figurita del “equipo”, María Eugenia Vidal la joven Ministra de Desarrollo Social de CABA. En el desalojo del Parque Indoamericano la postura del gobierno de la ciudad era de intervenir con las fuerzas de seguridad, mientras el gobierno nacional planteaba que se debía mediar, lo cierto es que a instancias del pedido de un fiscal y orden de la jueza porteña María Cristina Nazari se daba lugar a la intervención de la policía de la ciudad y la federal produciendo una represión que dejaría muertos. A ese operativo represivo ordenado por la jueza sería acompañado por Diego Santilli y María Eugenia Vidal, entre otros funcionarios del gobierno de la ciudad.

 

Uno de los muertos fue Bernardo Salgueiro, de 22 años y nacionalidad paraguaya según describía por esos días una crónica de página 12. A partir de ese episodio supimos que en las villas de Buenos Aires se alquilaban habitaciones pequeñas a precios irrisorios fruto de la falta de posibilidades de acceso a la vivienda.

Cerca de mil familias sin techo eran una demanda social demasiado fuerte para pensar una política de fondo y acorde, sino que la idea del orden se impondría con mano dura para castigar la tomas de tierras. Y se tomaría el camino de estigmatizar a la comunidad boliviana para explicarle al ciudadano medio todo de forma simplificada: la culpa es de los extranjeros y del gobierno nacional que no controla la frontera.

 

En el diario La Nación del 19 de agosto de 2018, se publicó una nota que tenía por título “Macri lanza un plan para reforzar control de los migrantes” Y el primer párrafo dice así: “El gobierno de Mauricio Macri implementará a partir del mes que viene un plan de medidas de control de inmigrantes, que se basará en una aplicación para teléfonos celulares de agentes públicos que detectará a extranjeros sin documentación requerida”.

La nota tiene como eje difundir lo maravilloso que es ese sistema, y además plantea que con la aplicación se podrán detectar inmigrantes que no cuenten con la documentación para cruzar datos y que tanto las policías como agentes del sistema de salud cuenten con los datos para no atender a quienes no pagan impuestos. Acá aparece otra vez la idea de que los hospitales públicos colapsan por la presencia de migrantes. En otro pasaje la nota hace mención a la implementación de sistema de trámites on line para hacer más fácil el acceso a la regularización dejando atrás la burocracia y las grandes colas. Si no fuera triste movería a risa ese argumento cuando la política persecutoria.

 

Además se menciona así como quién no quiere la cosa una estadística en la que el número de ingresos de venezolanos aumentó en los últimos tiempos, cabe aclarar que esa situación también se viene dando en otros países de la región.

 

Los hechos que se dieron en Brasil, en el estado de Roraima en la frontera norte con Venezuela, mostró la cara más triste de la pelea entre pobres y la incomprensión de los pueblos. El hecho que motivo la reacción violenta de ciudadanos brasileños contra migrantes venezolanos fue un hecho policial. Uno de los cientos de venezolanos que vivían en carpas en esa ciudad fronteriza del lado brasileño hirió con un arma blanca a un comerciante en un intento de robo. La indignación de los brasileños llevó a que corrieran a todos los migrantes y les prendieran fuego a sus pertenencias.

 

El capítulo de los migrantes venezolanos merece un tratamiento detenido y específico porque hay razones políticas que enmarcan este proceso y sobre todo el mapa actual de poder en la región del neoliberalismo. La mayoría de los migrantes venezolanos tienen como destino países dentro de la región. Hay que señalar en función de ello, que la movilidad intrarregional de las personas se da entre países dentro de una misma región y están definidas por aspectos históricos, culturales, políticos, sociales y económicos. Los tiempos políticos que vive la región y el retroceso de los procesos de integración impactan de lleno en los paradigmas sobre los procesos migratorios con perspectiva de Derechos Humanos.

 

Pero no todas son malas noticias, luchando contra las políticas de control y de estigmatización hay comunidades, redes, militantes, ciudadanos, sobre todo mujeres que luchan. La red de Migrantes y Refugiados en Argentina viene llevando adelante varias batallas para lograr la igualdad de derechos de las personas migrantes y pelea por el reconocimiento de sus derechos políticos.

 

La definición que manifestó su coordinadora Lourdes Rivadeneyra de no quedarse en lo folclórico cuando nos juntamos, sino ir organizando por nuestros derechos y por nuestros derechos políticos también en ocasión de una entrevista radial, dejó en claro que la red de Migrantes y Refugiados propone acciones. La red está compuesta por 35 organizaciones de la comunidad migrantes a nivel nacional y como uno de los logros organizativos son el hecho de haber logrado la creación del departamento de Trabajadores Migrantes y Refugiados dentro de la CTA de los Trabajadores. Una de las campañas que están impulsando desde la red tiene que ver con los derechos políticos y para ello buscan:

 

-Sustituir el sistema de empadronamiento voluntario establecido por la Ley Nro.334, por un sistema automático de empadronamiento de aquellos y aquellas migrantes que cuenten con una residencia permanente y residan en CABA.

 

-Avanzar en la discusión acerca de la posibilidad de ejercer los derechos políticos pasivos en la legislatura porteña hoy limitado por la constitución de la CABA.

Son muchos los puntos siendo estos los más gráficos referidos a la participación política de los migrantes, en este caso en CABA y es que hay un dato no menor, en ese distrito hay un 13,5 % de población migrante.

Desde la red de Migrantes y Refugiados en Argentina y desde otras organizaciones se pelea para dejar de ser chivos expiatorios y gritan fuerte. ¡Ningún ser humano es ilegal!

 

*Felix es Periodista y Comunicador de Aire Libre Radio Comunitaria.

 

Además, te invitamos a consultar estos links de interés:

 

https://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-158317-2010-12-08.html

https://www.lanacion.com.ar/2163790-macri-lanza-plan-reforzar-control-inmigrantes

http://www.cta.org.ar/se-inauguro-el-departamento-de.html

 

Please reload