Comunicación en Emergencia

August 27, 2018

 

 

Desde que la fuerza Cambiemos llego al gobierno, el paradigma comunicación entendido como un derechos humano ha iniciado un camino hacia una lógica meramente capitalista.

 

Para entender el viraje que viene sufriendo la comunicación es importante realizar un recorrido histórico. El país transitó desde 1983 a 2009 un proceso de debate de avances y retrocesos en la discusión de las políticas públicas en la materia, hasta llegar al 10 de octubre de 2009 día en que se sancionó la ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual(1).

 

La sanción de la ley 26522 vino a suplir una deuda que tuvo nuestra democracia ya que el marco regulatorio de la radiodifusión en nuestro país se remontaba a un decreto ley de la última dictadura cívico militar. La ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en su espíritu marcó una lógica federal ya que incluyó foros de participación y discusión en todas las provincias del país. También vale recordar la incorporación de los 21 puntos de la coalición de por un Radiodifusión Democrática (2). El aporte de los distintos sectores hizo que el estado argentino contemple en el mapa de las comunicaciones a los distintos sectores de la vida social de nuestra patria.

 

COMUNICACIÓN COMO DERECHO

 

La discusión de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, permitió entender que el área de las de las comunicaciones es central y sensible para el desarrollo del país. Para que circulen las informaciones existe un espectro radioeléctrico que es finito. Ante esto, el país optó en su flamante marco regulatorio establecer tres tercios a la hora de repartir el espectro. Lo cual transformó a la Argentina en una novedad ya que estableció la incorporación de nuevos actores al mapa comunicacional.

 

El artículo 1 de la ley 26522 es muy gráfico cuando define el objeto de la normativa, la ley tiene como fin “la regulación de los servicios de comunicación audiovisual en todo el ámbito territorial de la República Argentina y el desarrollo de mecanismos destinados a la promoción, desconcentración y fomento de la competencia con fines de abaratamiento, democratización”.

 

Sin lugar a dudas que el artículo 2 de la norma permite comprender porque se habla de comunicación como derecho “La actividad realizada por los servicios de comunicación audiovisual se considera una actividad de interés público, de carácter fundamental para el desarrollo sociocultural de la población por el que se exterioriza el derecho humano inalienable de expresar, recibir, difundir e investigar informaciones, ideas y opiniones (…)”.A su vez incluye que al ser un servicio de interés público debe ser el estado el que deba garantizar las condiciones para el fomento de la actividad.

 

Cuando se dice que el espectro es finito más preponderante se torna el rol del estado a la hora de avanzar en políticas regulatorias. El mismo artículo 2 indica que “La explotación de los servicios de comunicación audiovisual podrá ser efectuada por prestadores de gestión estatal, de gestión privada con fines de lucro y de gestión privada sin fines de lucro, los que deberán tener capacidad de operar y tener acceso equitativo a todas las plataformas de transmisión disponibles”.

 

Esto nos permite entender que hasta el 10 de diciembre de 2015 la comunicación en nuestro país estaba destinada a tres actores claramente definidos y que no solo la cuestión lucrativa ere el eje rector a la hora de prestar servicios de comunicación audiovisual. A esto se debe sumarle la creación de fondos para estimular la producción de contenidos y adquisición de equipos que el estado argentino garantizaba a los diferentes actores a la hora de producir. Se estima que desde el 2009 hasta el 10 de diciembre del 2015 se generaron más de 100.000 puestos de empleos en el sector (3).

 

Incluir a las organizaciones sociales, a las comunidades originarias, a los estados provinciales y municipales y las universidades da cuenta del espíritu pluralista y diverso de la ley.

 

CAMBIO DE PARADIGMA

 

EL 29 de diciembre de 2015 legalmente se consolidó un nuevo esquema a la hora de pensar la comunicación en la argentina. El presidente Macri firmó el decreto 267 que estableció la derogación de la Autoridad de Aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) dando creación al Ente Nacional de Comunicaciones ENACOM (4).

 

El decreto mencionado modifico los artículos 25 (sobre titularidad de licencias) 38 (adjudicación de licencias) 40 (prorrogas de licencias) 45 (limitación de licencias) 54 (comercialización de acciones de licenciatarios en mercados de valores) y 63 (vinculación de emisoras). En definitiva los artículos que deroga el decreto 267 son todos aquellos que ponían un freno a la posición dominante de los medios o grupos de medios.

 

El ex titular del ENACOM Miguel de Godoy definió claramente el rol que pasaba a jugar el gobierno de Cambiemos en esta etapa. En 2018 -2019 el país debe tener una nueva ley de comunicación que no sea reivindicativa como la del 2009 sino que mire a futuro. A su vez destacó el rol de lo convergente en el sector y dio a entender que el estado solo debe cumplir el rol de controlar y arbitrar las reglas para que los actores compiten libremente5.

 

DETERIORO Y DESAFÍOS

 

El actual contexto en las comunicaciones marca que en el país existe tal vez una de las compañías más grande de américa latina y sin precedentes, hablamos de la fusión Telecom Cablevisión (única en el país que brinda telefonía celular, fija, interne y cable). La misma opera de hecho pero carece de legalidad, se encuentra en instancia de litigio judicial por los actores del sector. Y en el ámbito del Parlamento se discute una ley “Corta de

Comunicaciones” para habilitar a las telefónicas Claro y Movistar a dar servicio de televisión satelital.

 

En materia de producción estatal se percibe un achicamiento de los medios públicos, recortes en los contenidos en Radio nacional y Televisión Pública; despidos de 357 trabajadores de la agencia de noticias TELAM; eliminación del Futbol Para Todos. En cuanto a los medios de comunicación provinciales, universitarios y comunitarios se tornan inviables en un contexto de recortes y ajuste de las cuentas públicas que pregona el gobierno nacional.

 

Si bien el mapa de las comunicaciones presenta un escenario complejo y difícil, se visualizan acciones como el del Observatorio de la Riqueza que impulsa un pedido de declaración de emergencia comunicacional en el país. El Foro Argentino de Radios Comunitarios (FARCO) está en plena movilización por la pelea de los fondos de incentivos que desde el estado no llegan y que la ley de Servicio de Comunicación Audiovisual lo contempla.

 

Estas acciones muestran que el futuro está cerca y que el escenario es seguir avanzando por las reivindicaciones que aún faltan para que la comunicación en Argentina sea un derecho humano.

 

 

 

1 http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/155000-159999/158649/norma.htm

2 http://www.coalicion.org.ar/21-puntos-por-el-derecho-a-la-comunicacion/

3 https://www.youtube.com/watch?v=KfsTXM5fw8c&list=PL808C03809826C743

4 https://www.youtube.com/watch?v=PQ3CGmLj97I

5 https://www.lanacion.com.ar/1971914-miguel-de-godoy-en-2017-deberiamos-tener-ley-de-comunicaciones

Please reload