Discutir el Peronismo

July 4, 2017

El peronismo es discutible de acá a la China. Podríamos agregar, que el peronismo es un motivo de discusión en la mesa de los argentinos desde los tiempos más remotos, incluso, mucho antes que se instaure como hecho político en su génesis en la lucha callejera durante el 17 de octubre de 1945. Ese día quedará en la historia nacional como la explosión popular en la que desde distintos rincones de la provincia de Buenos Aires y de las distintas regionales de obreros del país confluyeron en Plaza de Mayo para exigir la liberación del General Juan Domingo Perón, que había sido detenido 5 días antes.

En un artículo de Telam, agencia de noticias que fue impulsada por el propio Perón para romper con el dominio informativo de las cadenas yankis y británicas, se rememora aquella gesta popular que logra la liberación del General Perón y se pone en contexto lo que había sido el programa de gestión de la Secretaria de Trabajo que lo catapultó a la primer escena de la política nacional:

 

“Perón decide impulsar la creación del Departamento de Trabajo, organismo que comienza a gestionar la relación del gobierno con los gremios y que en diciembre de 1943 alcanza el rango de Secretaría.
Desde esa dependencia, Perón impulsa la creación de tribunales de trabajo, la indemnización por despido el Estatuto del Peón Rural y el de los periodistas.
En 1944, se sancionan 123 convenios colectivos de trabajo y al año siguiente otros 347, los cuales alcanzaban a más de dos millones de trabajadores.
La gestión de Perón genera el apoyo de los gremios, que comienzan a respaldar su posible candidatura presidencial, lo que genera recelos entre la oficialidad del Ejército que ocupaba el Gobierno.
El malestar hacia la figura del ascendente coronel crece y a principios de octubre, el ministro de Guerra, el general Eduardo Avalos, cabeza de los sectores conservadores del Ejército, plantean la detención de Perón, la entrega del Ejecutivo a la Corte Suprema y la convocatoria a elecciones.
Presionado por esos sectores, el presidente Edelmiro Farrell ordena el 12 de octubre de 1945 la detención de Perón y su traslado a la isla Martín García.
Tres días después de la detención, el gremio azucarero de FOTIA se declara en huelga para reclamar su liberación, y un día después, los obreros de la carne de Berisso y Ensenada se adhieren de forma masiva a la protesta.
Las acciones de protesta se multiplican en fábricas y talleres de Avellaneda, Lanús, Valentín Alsina y los barrios obreros de Rosario.
La CGT, unificada desde 1944, exige que “se mantengan las conquistas” tras la realización de un plenario en el que se convoca a una huelga general para el 18 de octubre, pero sin nombrar a Perón.
Sin embargo, los hechos se precipitan: Perón acusa un malestar y es trasladado al Hospital Militar en el barrio de Belgrano, donde arriba el 17 por la madrugada. En las primeras horas de esa calurosa jornada de miércoles, los sindicatos, ante la presión de las bases, comienzan a movilizarse para exigir la liberación de Perón.
El gremialista de la carne Cipriano Reyes organiza en el cordón de La Plata las primeras columnas de manifestantes que avanzan hacia Plaza de Mayo.
Ante el avance de los trabajadores que venían desde la zona Sur del Conurbano, la Policía resuelve levantar los puentes sobre el Riachuelo, pero la gente cruza en balsas y a nado.
La multitud era imparable y en las primeras horas de la tarde colmó por completo la Plaza de Mayo, donde los manifestantes se refrescaron los pies en un fuente con tal de mitigar el efecto del calor.
Esa imagen horrorizó a la prensa tradicional, que no tardó en hablar de “aluvión zoológico” a la hora de estigmatizar a esos trabajadores movilizados para defender sus derechos.
Aunque varios mandos del Ejército lo solicitaban, el Gobierno se niega a reprimir y envía emisarios al Hospital Militar con el objetivo de pactar una salida con Perón, mientras comenzaba a caer el sol.
Se acuerda el pase a retiro de Avalos, la renuncia del gabinete y la convocatoria a elecciones generales para los primeros meses de 1946.
Pasadas las 23, desde el balcón de la Casa Rosada, Perón habla a la multitud, y en un hecho que inaugura la liturgia de su movimiento, pide la desmovilización “en paz”.

 

Sin embargo, no podemos dejar de mencionar el asesinato de Darwin Passaponti, un joven trabajador argentino que fue a pedir la liberación de Juan Domingo Perón con un grupo de compañeros, y justamente con esos muchachos que salieron a la calle a pelear por sus derechos y quebrar el esquema político-cultural de la oligarquía, es que deciden desviar su curso una vez terminado el acto que tuvo a Perón luego de su liberación, y se dirigen hacia el edificio del diario Crítica, opositor al líder del naciente movimiento. Los jóvenes comenzaron a tirarles piedras a los vidrios de una de las espadas mediáticas de la derecha antipopular argentina en aquel entonces y desde la terraza del lugar comenzaron a responder con balas. Darwin es asesinado en aquél instante, y desde ese entonces,  fue el primer mártir del peronismo, justamente en el día que nacía a la centralidad política nacional un nuevo bloque histórico que cambiaría la vida de los argentinos y las argentinas: el peronismo.

 

Por este motivo y muchos más, el peronismo es discutible de acá a la China. Y esto es más que una frase hecha, ya que Mao Tse Tung sabía del poder revolu

 

cionario del movimiento nacional que encuentra sus raíces en la confluencia de vertientes anarquistas, socialistas, radicales, comunistas, liberales, nacionalistas, conservadores, cristianas, pero todas bajo una fantástica dinámica de pragmatismo político que actualizó la manera de hacer política en el país y, con Perón en el gobierno, logró desarrollar un país que dejó de ser furgón de cola de los imperialismos para pasar a tener un destino de realización propio, con nuestras propias herramientas culturales, económicas y sociales.

 

Desde El Tablero invitamos a que podamos pensar colectivamente a este movimiento político-cultural para explorar todo su potencial en este Siglo XXI que recién comienza.

 

 

Please reload